Mi nombre es Tomás Hirsch y soy Humanista desde mi adolescencia.

Estoy casado con Juanita Vergara con quien tenemos dos hijos: Daniela y Benjamín.

Durante la década del ’80, promoví la lucha no violenta contra la dictadura del General Pinochet.

En 1989 coordiné la campaña parlamentaria de Laura Rodríguez siendo ella electa diputada por Peñalolén y La Reina.

Entre 1990 y 1993 asumí como Embajador de Chile en Nueva Zelandia.

En 1999 fui candidato presidencial por primera vez.

El 2005 fui nuevamente candidato presidencial, esta vez por el Juntos Podemos, la mayor coalición de la izquierda chilena desde los años ’70. Obtuve el 5,4% de los votos.

El 2006 asumí como Vocero del Humanismo para Latinoamérica impulsando la integración de los pueblos latinoamericanos. Ese año publiqué mi libro “El fin de la prehistoria”, prologado por el Presidente de Bolivia Evo Morales, el que ha sido traducido y editado en portugués e italiano.

Actualmente soy Vicepresidente del Partido Humanista, activo en el Frente Amplio y apoyando la candidatura presidencial de Beatriz Sánchez.

Soy panelista y columnista en Radio La Clave, Radio Futuro, Radio Agricultura, El Ciudadano, BioBioTV, Vía X TV y otros medios de prensa.

Candidato a diputado del Frente Amplio en el Distrito 11 que comprende Peñalolén, La Reina, Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea.

Vivo en el distrito junto a mi esposa y mi hijo Benjamín. Mi hija Daniela está a punto de convertirnos en abuelos.

Compromiso: Hace doce años, en Abril del 2005, dijimos lo siguiente:

“Quiero un Chile en el que la cultura se entienda como la expresión de toda nuestra diversidad y no solo como una ópera en el teatro municipal. Un Chile en el que se elimine el IVA a los libros, vergonzoso impuesto que censura la cultura.”

“Quiero un Chile que busque la integración latinoamericana, que promueva el libre tránsito de las personas por la región, que disminuya drásticamente el gasto militar y en el que se termine de inmediato el Servicio Militar Obligatorio.”

“Quiero un Chile en el que nuestros pueblos originarios vuelvan a ser dueños de su tierra ancestral y sobre todo dueños de su destino.”

“Quiero un Chile sin Ley de Control de Identidad, que es una nueva forma de detención por sospecha. Un Chile en que a los jóvenes no se los mire como sospechosos sino como lo que son: verdaderos protagonistas de la historia.”

Hoy tiene plena vigencia lo dicho y es mi compromiso seguir luchando por una sociedad mas humana.

Tomás Hirsch